Cine y corrección política.

Vivimos en una era en la que impera esa ridícula corrección que obliga a sonreír a quien, de buena gana, mandarías a la mismísima mierda. Pero yo es que… Es que yo no soy así. He trabajado con excelentes actores y técnicos, no les voy a nombrar porque son muchos, peeeeero también con perfectos gilipollas, como tuve […]