¿Haces cine? ¡Qué bien!

Desde que decidí dedicarme al cine crecieron exponencialmente las llamadas para grabar bodas familiares. Al principio accedí de buena gana pero… En la próxima impondré unas condiciones: “Sí, te la grabo, pero vas a tener que pagarme a mi, a mi ayudante, al director de fotografía, al sonidista y, al menos a dos o tres personas de […]