Breve compendio de etiqueta en un rodaje.

Esta postal es uno de esos bocaditos que uno hubiese agradecido mucho leer al comenzar la carrera. Así pues, si le sirve a alguien, aquí está.
No es que haya un conjunto de reglas escritas sobre el asunto, pero sí que existen las no escritas, que son casi más importantes.
En este mundillo del cine no somos demasiados y romper alguna de ellas te conducirá, irremediablemente, a que tu teléfono deje de sonar. A nadie le gustan los idiotas y la mayor parte de los que trabajamos en esto ya tenemos suficiente con soportarnos a nosotros mismos. 🙂
¡Vamos con los cinco puntos a tener en cuenta en un set de rodaje!

  • ACTITUD. Es lo que hará que tu carrera suba o se rompa. He conocido a extraordinarios actores y técnicos que eran verdaderos genios en lo suyo pero cuya actitud en rodaje dejaba mucho que desear. En el extremo opuesto hay también artistas y técnicos que, sin llegar a ser los mejores, su actitud es tan deliciosa en el trabajo que, sin duda, los seguirás llamando. Esta profesión es una mezcla de artesanía y pasión y lo último que necesitas es a un imbécil tocándote las pelotas por asuntos que no son de su competencia. La mejor sugerencia que puedo dar es que cada uno se aplique en lo suyo como mejor pueda. Los sabiondos, opinadores profesionales y ayudantes de dirección no deseados tienen las horas contadas en el cine. Y no, no hay excepciones. He perdido a presuntos amigos por su actitud en un rodaje. Hazlo fácil, un rodaje ya tiene suficientes problemas inherentes al propio desarrollo del mismo para tener que enfrentar a un capullo inesperado con sus comentarios u opiniones no solicitadas. Sé discreto; posiblemente entiendas mucho más de fútbol que el seleccionador nacional y sepas más de cine y de cómo llevar una producción, que el director y el productor, bien, guarda ese conocimiento, que crees tan necesario, para cuando dirijas o produzcas tu propia película.
    De veras, hazlo fácil. Aunque en realidad, bien pensando, los que no respetan esta regla también te lo ponen fácil…


  • PUNTUALIDAD. Da igual si luego estás esperando horas antes del primer acción. ¿Alguien se extraña a estas alturas de las esperas en el cine?. Tal vez a priori no entiendas que te citen dos o tres horas antes de arrancar, ¿podría ser que el director necesite que estés en compañía del resto de actores para formar grupo? Sea la razón que sea, no hay razón ninguna para no llegar puntualmente a la citación. El tráfico es el mismo para todos, los problemas de aparcamiento y la falta de sueño son universales, no eres excepción.

  • ADAPTACIÓN, IMPROVISACIÓN. Esto es prácticamente una regla de oro en un rodaje. Los cineastas son resolvedores de problemas; no siempre el sol luce cuando uno desea, a veces los cables deciden ponerse en huelga o los micrófonos improvisan su propio diálogo sin que nadie se lo pida. Y eso significa que lo que hoy se iba a rodar de día, se rueda de noche o que la escena con el brioso corcel se cambia a una secuencia a lomos de un burrito. Esto es así. El triunfo de TIBURÓN devino de un fallo mecánico que hizo que el animalito de marras (que era eléctrico) no funcionase hasta casi el final del rodaje por lo que el número de planos del bicho se vio reducido considerablemente, ¡y eso supuso precisamente el éxito del film! Si no estás abierto a cambios e improvisaciones este no es tu trabajo.

  • ESTAR PREPARADO PARA TU MOMENTO. La mayor parte de  un rodaje se define bajo el epígrafe «Prisas y esperas». Todo se acelera de pronto y al rato sobreviene un rato de presunta inactividad (que no es tal porque seguramente hay personas trabajando duro para que todo esté en su punto lo antes posible), que se hace eterno. A veces lo más duro del día es mantenerse despierto. Una producción es una máquina en movimiento con muchas partes que necesita de un tiempo para que comience a coger velocidad. Y si empleas ese tiempo en resoplar y criticar en lugar de repasar tus textos o tareas y estar preparado para tu momento, créeme, te estás haciendo un flaco favor.

  • JUEGA EN EQUIPO. Un rodaje es una comunidad, me atrevo a decir que es como un pequeño pueblo. Facilita las cosas a tus compañeros, fomenta el buen ambiente, no favorezcas las «comidillas» porque no te benefician, haz favores porque, tarde o temprano, los tendrás que pedir. En tu carrera te tocará trabajar con muchas personas agradables pero también con algún imbécil. Procura evitar los malos rollos porque, muy posiblemente, vuelvas a coincidir con el otro. Y por supuesto, no te conviertas en el imbécil del lugar. Los comentarios sobre otros miembros del equipo, presuntamente graciosos, al final acaban llegando y, como dije alguna vez, la elección de un actor u otro en ocasiones depende de factores absolutamente ridículos. Un mal recuerdo por un comentario a destiempo puede suponer (y suele ser) la diferencia entre una llamada o un «ahí te pudras». En mi carrera he tenido que desechar a muchos simplemente porque su mayor tarea en el rodaje consistía en hablar mal de sus compañeros a sus espaldas, ¡aunque a la cara eran muy simpáticos, dicharacheros y lameculos! Un peso del que hay que liberarse cuánto antes.

En la instantánea de abajo, varios operarios preparan las cruces para las secuencias de la crucifixión en LA ESPINA DE DIOS, ¡trabajo en equipo de primera calidad!

SONIDO… ¡GRABA!… CÁMARA RUEDA… UNO, UNO, UNO… ¡CLACK!… ¡ACCIÓN!

 

Preparando la crucifixión.

Preparando la crucifixión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.