Casting; ese odiado momento.

Lo he comentado alguna vez y me reitero; lo paso fatal en los casting. Bien es cierto que sirve para separar el grano de la paja pero, cuando solo queda el grano, ¿cuál es el que más conviene?
La decisión final, a veces, se decanta por un detalle nimio, una estupidez o una impresión más que por algo razonable.

Sufro viendo al artista expuesto al juicio de unas personas con las que no ha cruzado palabra en toda su vida. Sufro sintiendo los nervios del actor. Sufro sabiendo que, en cinco minutos, debes decidir sobre las ilusiones y anhelos de una persona que lo está dando todo en pos de un sueño…

Mañana vienen al casting actrices de diversos sitios de España: Barcelona, Mallorca, Sevilla, Málaga y, claro está, Madrid.
Cientos de kilómetros en busca de una oportunidad, de cinco minutos en los que demostrar que está preparada para formar parte de un equipo cinematográfico, de una película, de un mundo, de un sueño.
En la mochila, junto a la botella de agua y la separata que se han aprendido de memoria, viajan también dos frascos; uno repleto de mil temores, otro colmado de esperanzas y ambos envueltos en arte, mucho arte.

Por eso, mi equipo y yo procuraremos hacer de la prueba un momento agradable y especial. No deseo ver rostros tensos, queremos ayudar, deben tener presente que en la prueba no vamos a juzgar el talento, indiscutiblemente lo tienen, vamos a ver la adecuación de un artista a un papel que yo he escrito y tengo, hoy, solo en mi cabeza y en papel.
Yo sé que no estarán al 100%, si dan el 40% ya será mucho, lo tengo en cuenta.

No deseo que vengan a sufrir, en una prueba no ganan unos y pierden otros, es más simple; unos encajan más en un personaje y otros, ¡tal vez me encajen mejor en otro!

A todas, bienvenidas. Mañana, «Fátima» cobrará vida por primera vez. Mañana le pondré rostro a mi querido personaje, la veré moverse, sonreír, la escucharé hablar y entonces, como siempre, dejará de ser mía y comenzará a ser un poquito de todos.
Mañana os veo.

Casting...

Casting…

4 thoughts on “Casting; ese odiado momento.

  1. Óscar, imagino que las personas que se presentan a tus castings, saben a lo que van, e imagino sobre todo que agradecerán la sensibilidad y el respeto que tu muestras hacia ellas, hacia sus sueños e ilusiones.Ello les ayudará a disfrutar más del éxito de ese momento, si lo tienen, y por el contrario les dará fuerza y ánimo para no decaer y continuar buscando su papel, su momento y su lugar, en un mundo tan complicado como el del cine. Un abrazo, mucha suerte, y enormes dosis de ilusión para continuar haciendo tu trabajo.
    Por cierto,si necesitas de una mujer embarazada para tu nueva peli, puedo ser candidata: ¡VOY A SER MAMÁ DE NUEVO! , ¿te lo dije?

  2. Yo que soy actor, me he emocionado al ver las palabras que escribes…
    Cada vez que hago un casting tengo la sensación de que nadie valora lo que soy capaz de hacer como actor, porque no me da tiempo, porque un actor no se puede medir en 3 minutos, y porque la profesión del actor está muy denostada en este país…
    Saber que para vosotros también es complicado no es que consuele, es que une, porque al fin y a al cabo tanto los que hacen una audición como los que la valoran tienen algo en común, que desean que el proyecto de sus sueños salga adelante
    He llegado a este blog a través de una actriz a la que vas a dar una oportunidad en tu próxima peli, la conozco y sé que no te vas a arrepentir porque es una gran actriz…
    La verdad es que me alegra mucho haberme cruzado hoy precisamente con estas palabras que has escrito…
    Mucho ánimo y muchísima suerte!
    David

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.