EL DIARIO – Ahora falta lo fácil: rodarlo.

Ya tenemos, de nuevo, un guión en nuestras manos. Han sido tres meses de trabajo, relajado y cuidadoso, como debe hacerse todo aquello cuya finalidad es permanecer. La urgencia nunca entendió de artes.

En estas semanas, EL DIARIO se ha ído nutriendo de la lógica picardía que conlleva ser el tercero de los hermanos. Ya no tienen cabida las palabras fatuas, ya no valen las secuencias de relleno, han quedado en el tintero (¿o debería decir en el buffer de teclado?) decenas de cosas, fútiles la mayoría y, quién sabe, si alguna genialidad imcompredida por los autores. Fuere como fuere, ya tenemos el guión de EL DIARIO. Alguien nos dijo anoche, entre más copas de las saludables, ¡ahora solo queda la parte fácil: rodar!.

Un inspirador plano rodado en La Almudena.

Un inspirador plano rodado en La Almudena.

Y en ese compás de espera nos encontramos. Las espadas en alto, y particularmente la muy temida de Damocles, sujeta por el frágil hilo que anuda el intento de que, EL DIARIO, sea mejor que todo lo anterior. Todo lo que hubiésemos de decir, ya está dicho. Ahora, “solo” resta añadirle la humana magia que desprende el arte vivo: la interpretación.

¡¡Luces, cámara, ACCIÓN!!

Óscar Parra de Carrizosa
Director.