Rocío Dúrcal, la sonrisa del firmamento.

Setenta años hace hoy que nació en Madrid la gran estrella Rocío Dúrcal.
Ocho que nos dejó y su recuerdo permanece vivo e indeleble en los millones de seres que la amaron. Cientos de páginas de fans la rememoran, algunas con más de tres millones de afiliados, y todos ellos destilando una pasión y amor por la artista dignas de elogio. Ello me lleva a recordar una hermosa cita del romántico poeta francés Lamartine:

A menudo el sepulcro encierra, sin saberlo, dos corazones en un mismo ataúd

Y en el caso de Rocío Dúrcal es claro que encierra a millones de corazones.

Hace un tiempo, revisando las primeras películas de Rocío Dúrcal, pensé que sería precioso hacer un film sobre la inspiradora vida de Marieta. Casi un cuento de hadas, niña de familia humilde es descubierta por un empresario cinematográfico que ve el talento de la joven y la convierte en una estrella internacional. ¿Hay acaso mejor argumento para un guión?
Poco después descubrí que una cadena privada española se lanzaba a ello. Confieso que me molestó bastante hasta que vi el resultado final… Aquello resultó un cuento amarillista, casposo y alejado de la realidad. Más bien parecía un producto pensado para molestar a sus más allegados y alimentar el morbo. No, aquello no era un reflejo de la vida de Rocío Dúrcal, aquello más bien olía a pequeña venganza contra la familia de la estrella. Por eso mi guión tiene una prioridad: que lo aprueben aquellos que más la amaron.

Así las cosas retomé el proyecto con las ideas aún más claras: hay que hacer una película que transmita esperanza, porque la vida de Marieta es un auténtico recital vitalista. Incluso en sus peores momentos su optimismo resplandeció, por encima de vicisitudes; Marieta lanzó al mundo un mensaje de ilusión y valor que superaba barreras generacionales y fronteras artificiales. Rocío Dúrcal ya es universal y eterna.

Rocío Dúrcal, la estrella humilde, la estrella cercana que, como el Sol, iluminó la vida de millones de personas a través de sus películas y sus canciones.

Los comienzos, siempre difíciles, apoyada por el abuelo, don Tomás, el triunfo en el cine de la mano de su descubridor, Luis Sanz, su salto a la música, el triunfo absoluto en su amado México, sus multitudinarios conciertos, su grandeza artística, todo eso es lo que deseo retratar en una película a la altura de la señora.

ROCÍO DÚRCAL, LA SONRISA DEL FIRMAMENTO, será un homenaje, un relato lleno de luz, fiel reflejo de la que ella desprendía en cada una de sus sonrisas.

Va por ti, admirada Marieta.

Rocío Dúrcal, en una foto de juventud.

Rocío Dúrcal, en una foto de juventud.

One thought on “Rocío Dúrcal, la sonrisa del firmamento.

  1. Por una anécdota, surgida en el año de 1995 aquí en mi ciudad, Medellin. exactamente el 4 de Octubre de ese año, sabiendo que Marieta se presentaba esa noche en el Coliseo Cubierto mayor, hice una llamada de prueba al hotel donde estaban ella y su equipo cercano, y pedí que me comunicaran con Antonio Morales, cuando me preguntaron quien era yo, les dije: El novio del 66 de Rocio Durcal, Antonio paso y hablamos varias veces. insistiendo que llamara cuando Marieta llegara, el mismo me comunicaria con ella, lo que hizo. El respeto, el cariño y la entrega absoluta que Rocio Durcal, daba en el escenario a sus seguidores era palpable y por eso todos sus seguidores, lo sentíamos desde la platea a los balcones y hasta el fondo de las localidades.Este es una constante de todos los que a ella nos inclinamos por sus dones artisticas y la belleza que emanaba desde el interior y nos conquisto PARA TODA LA VIDA Gracias por su esfuerzo y el empeño con que va a enfrentar el retrato de un ser humano enorme ABRAZOS DE OSO ESPERANDOTE EN MEDELLIN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.