Hasta siempre, doña Sara.

Lo impensable ha ocurrido. Como bien dice Felicidad Alarcón, una amiga común, creíamos que era inmortal, ella nos hacía creer, por su vitalidad que siempre iba a estar con nosotros y de repente, esta mañana, sin hacer ruido, se nos ha marchado doña Sara Montiel. Han pasado unas cuantas  horas y aún me encuentro sobrecogido por la […]